8:00 a 15:00 L-V (+34) 876 01 90 80 info@mastaudio.es

 

Una de las averías mas comunes que vemos en los altavoces, junto con la rotura del anillo de suspensión, es el fundido de la bobina. Este es el elemento del altavoz que traduce la señal eléctrica en movimiento gracias a la interacción electromagnética entre el imán y el devanado. La rotura o fundido de la bobina se produce principalmente por tres tipos de causas:

  • Mala elección de la etapa de potencia:  Muchas veces cuando la potencia de un altavoz es superior a la de la etapa de potencia se tiende a apurar esta última pensando que el altavoz soportará lo entregado. Sin embargo esto es una falsa creencia en la que se cae mucho y que es especialmente perjudicial para la integridad del altavoz. Al subir al máximo el volumen de la etapa (especialmente si es de mala calidad), se produce distorsión en su salida en forma de armónicos de alta frecuencia, no reproducibles por el altavoz. Estos espureos se disipan en forma de calor en la bobina, degradándola y finalmente destruyéndola. Por eso siempre recomendamos utilizar etapas de potencia sobredimensionadas y de calidad.
  • Mal uso del altavoz: En otras ocasiones no se tienen en cuenta las especificaciones del altavoz:  potencia y frecuencia de trabajo. La primera especificación es evidente, pero la banda de frecuencia muchas veces se pasa por alto.  En función de la frecuencia diferenciamos tres tipos de altavoces:  woofer (bajas frecuencias),  squawker o midrange (medias frecuencias) y tweeter (altas frecuencias).  Para un correcto funcionamiento, la señal que se debe entregar a cada altavoz debe se previamente filtrada por un crossover o separador de frecuencias. De lo contrario, las señales fuera de banda son nuevamente desaprovechadas en forma de calor, provocando un mal rendimiento y una potencial avería.
  • Defectos en la bobina o descentrado: en otras circunstancias la avería puede producirse por problemas internos, generalmente por un descentrado de la bobina respecto al entrehierro del imán. Esto puede ocasionarse por caidas, al deformarse la campana y desplazarse la bobina. Otras veces el defecto puede ser de fabricación, por un mal reconado o por una rotura del anillo de suspensión, como ya vimos en una anterior entrada. En estos casos, el altavoz suele avisar antes, con distorsiones o ruidos en la reproducción.

Esta vez el paciente ha sido un altavoz DAS 18G. Un modelo ya descatalogado de 700W RMS, de la casa valenciana DAS Audio. Este altavoz llegó al taller con la suspensión bloqueada, sin continuidad en la bobina y con un olor sospechoso. Tras retirar el tapapolvos nos encontramos la sorpresa.

Al eliminar el resto del cono con ayuda de un cutter se puede ver con mas detalle la araña (suspensión amarilla) con la bobina completamente quemada y deshilachada. En este caso el calor ha producido un abombamiento del cartón de la bobina y un roce constate hasta deshacela.

Por suerte, estos altavoces se pueden reconar un número ilimitado de veces. El imán y el resto del chasis no se dañan a no ser que se produzca una caída, por lo que con el reconado el altavoz se queda prácticamente nuevo.

Tras pedir un nuevo kit de reconeo a DAS Audio, nos ponemos manos a la obra. Lo primero es retirar lo que queda del cono, la araña y eliminar todos los restos de pegamento. Esto último es quizás lo mas laborioso de la reparación. Las superficies deben de quedar totalmente limpias para que los nuevos pegamentos se adhieran a la perfección. También es muy importante limpiar bien el entrehierro donde se aloja la bobina. Especialmente en casos como este donde la vieja bobina se carboniza.

Una vez hecho esto ya se puede proceder a la instalación del nuevo cono. Al colocarlo es muy importante centrar bien la bobina. De lo contrario se producirían ruidos y distorsiones en el altavoz al rozar con el el imán. Esto normalmente acaba con la destrucción de la bobina como ya se ha visto. Para el correcto centrado nos ayudamos de unas galgas ajustadas alrededor de la bobina como se muestra en la imagen.

Cuando ya esta todo perfectamente colocado, esperamos 24h para que sequen totalmente los pegamentos.

Al día siguiente ya podemos retirar las galgas y comprobar que no hay ningún tipo de roce en la bobina. Para ello, hacemos una comprobación manual, empujando el cono hacia delante y atrás, asegurándonos que no hay oposición. A continuación inyectamos una señal de 20 Hz, comprobando que no se produzcan distorsiones.  Tras verificar todo, ya se puede poner el tapapolvos y dar la reparación por finalizada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This